Las frases más absurdas para conquistar a una mujer


2959

  • ¿Vienes siempre a este lugar?

Sí, efectivamente, todavía hay hombres que utilizan esta frase para conquistar. Pero atención: aún no existe una prueba que determine su efectividad. Además de transformarse inmediatamente en un objeto de rechazo, lo que dejan en evidencia es una absoluta e innegable falta de imaginación.

  • ¿Crees en las almas gemelas?

La respuesta es un simple “no”. Si la persona que dice esta trillada secuencia de palabras busca ganar tu corazón, de seguro no lo va a lograr. Las almas gemelas son como una media naranja: cuando una mitad desaparece, la otra queda marchita.

  • Yo estuve con muchas, pero contigo es distinto

Si estás distraída, puede ser que esta frase tenga un efecto momentáneo. Sin embargo, en el largo plazo, decepciona, porque de seguro ya muchas otras la han oído salir de la boca de ese mismo galán. El desenlace es inevitable: tarde o temprano, dejarás de ser la “única” para pasar a formar parte de esa base de fanáticas empedernidas que el galán quiere mantener alrededor suyo.

  • Me gustas por tu interior

Aunque ellos digan que están deleitándose con tu bondad e inteligencia, lo que en realidad están observando es tu escote. Frase mentirosa, todavía hay muchas chicas que la prefieren por sobre la cruda realidad. Como diría el cantautor español Joaquín Sabina: “A las muchachas las pone enfermas tanta sinceridad”.

  • ¿Cómo es que una chica tan linda no tiene novio?

Tú no sabes la respuesta a esta pregunta pero él, obviamente, tampoco. Irónicamente, le contestas: “Es que todavía no habías aparecido tú”. Cuidado: puede ser que no capte el lenguaje de la ironía y crea que le estás declarando tu amor incondicional. De todas formas, para tu suerte, él no será el responsable de cambiar tu estado sentimental en Facebook.

  • Te conozco de algún lado

“¡Próximo!”, te repites mentalmente, mientras estas frases cursis no dejan de salir de su boca. Quien dice seguido esta frase proyecta hacia el infinito la posibilidad de no salir con una mujer en mucho tiempo. Una ingeniosa respuesta a esta frase tan idiota puede ser: “quizás me conoces por mi trabajo, regenteo un servicio de citas pagas”.

  • Contigo voy hasta el fin del mundo

Cursi, empalagosa, mentirosa: tres adjetivos que caracterizan a una frase que invita a acompañarlos a ellos… hasta la puerta más cercana. Una lástima que el fin del mundo predicho por la tribu Maya no haya ocurrido; sería una buena forma de dejar de escuchar este tipo de cosas.

  • Ay… ¡me enamoré!

Otro clásico de sábado por la noche, especialmente cuando el reloj marca las 4 de la madrugada y quien la pronuncia tiene un nivel elevado de alcohol en sangre. Por más bebidas que haya consumido la destinataria, jamás va a creer en una promesa de amor realizada en semejante contexto: las luces ultravioletas, los movimientos inconexos y la transpiración es lo único que puedes llegar a tener en común con esta versión barata de Cupido.

  • Corazón de melón, piel de seda, ojos de agua cristalina

¡Felicitaciones! Él ha logrado lo que nadie nunca ha podido lograr: que te duermas parada en la calle. Comparar partes del cuerpo con frutas, telas o líquidos no solo son las peores aliadas de la conquista, sino que además son un insulto a todos aquellos prolíficos escritores que usaron su tiempo para crear metáforas literarias. Sólo podrían tener éxito en una telenovela de Verónica Castro de la década de 1970.

  • ¿Estás aburrida? Tienes suerte porque llegué yo

En un intento de venderse en el mercado de la conquista, muchos hombres creen que la soberbia es sinónimo de seguridad en uno mismo. En realidad, es solo un atajo hacia la repulsión. El marketing le ha fallado a este genio: para ti, limpiar la cocina de tu casa es un plan mucho mejor que salir con él.

  • ¿Sin palabras? Escapar es lo único que quieres

Algunas personas poseen tanta pereza intelectual que ni siquiera piensan en esbozar una frase estúpida. ¿Para qué, si existen dispositivos tecnológicamente diseñados para hacer ruido o los desagradables sonidos guturales? El hecho de tocar bocina o chistar a una señorita cuando pasa, hace que los hombres se perciban como valientes y ganadores. Pero lo único que demuestran es que las mujeres pueden superar la adversidad de los tacos altos para salir corriendo.

Fuente | eHow en Español

Anuncios

InfoImportantes

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s